Un dulce sueño en Panamá

¿Qué es más dulce que la miel? El sueño. Esculpido en estética grafitera sobre una de las animosas fachadas coloniales del añejo barrio de la ciudad de Panamá, este adagio vino a anticipar la segunda experiencia internacional de A Kiss for All the World. Porque un nuevo sueño se hizo realidad para el proyecto liderado por Íñigo Pirfano, del que han sido protagonistas miles de ciudadanos del país caribeño.

13321694_10208512451464682_7410758951976042832_n

Una estela cargada de alegría y entusiasmo ha dejado A Kiss for All The World a su paso por este afable país durante la segunda semana de mayo. Las notas de la Novena Sinfonía de Beethoven, interpretadas de manera majestuosa por los entusiastas integrantes de la Sinfónica Nacional y el Coro Universitario, supusieron una refrescante brisa que alivió la caldera atmosférica que acostumbra a envolver a la ciudad centroamericana. Los conciertos celebrados en la Universidad de Panamá y en el Ateneo de la Ciudad del Saber confirmaron a A Kiss for All the World en su vocación a regalar al hombre del siglo XXI una renovada esperanza, un beso amoroso y una alegría desbordante a través de la música. Como quizá no podrá decirse en otros lugares, en Panamá se convalidó que viajar es cambiarle la ropa al alma. En este caso, la visita contribuyó a espolear el alma de nuestros complacientes anfitriones. A Kiss for All the World fue un estímulo y un verdadero acicate para reivindicar al mundo entero que #panamaismorethanpapers.

Sin embargo, fue durante una de las múltiples conversaciones con las personas que nos acogieron de manera tan excepcional, cuando se escuchó que el carácter panameño se había forjado en la idiosincrasia que el Canal otorga al país. Así, en un tono entre el apocamiento y lo sugestivo, alguien confesó que en las entrañas de la sociedad cosmopolita panameña anidaba un espíritu entallado por la transitoriedad y la fugacidad.

Este aspecto nos hizo conectar con las circunstancias que rodearon el más emocionante de los conciertos. Al lobby del Hospital Oncológico fueron convocados, a primera hora de la mañana del miércoles 11 de abril, decenas de enfermos, ansiosos de escuchar por primera vez los balsámicos acordes del gran Beethoven. En sus miradas brillaba la sabiduría de discernir que cada minuto de existencia es un regalo y asimilar que todo ser humano está de paso por este mundo.

TVN2
http://www.tvn-2.com/videos/noticias/Concierto-musical-oncologico_2_4480821978.html

Cuando las notas de la Novena fueron inundando la atmósfera hospitalaria, una corriente de energía iluminó sus rostros y se aferraron a sus sillas como si fueran la misma vida. Entendieron como nadie el mensaje de Beethoven cuando en sus dos primeros movimientos avista la ligereza de la vida y la congruencia de reconocer que el ser humano es ave migratoria. Y por supuesto, estos amigos sufrientes captaron el enorme sosiego y la absoluta confianza a las que conducen encarar de esta manera la existencia. Desde la atalaya de la abnegación, del desprendimiento, del agradecimiento y la ofrenda permanente al Padre amoroso que exulta la Oda de Schiller, obraron el milagro de redoblar sus esfuerzos por adherirse a la alegría, la bondad y la vida, como atestiguó emocionado el director del Hospital, el Dr. Villa-Real, a la conclusión del concierto.

Satisfechos por la misión cumplida, A Kiss for all the World ya prepara para finales de junio la siguiente parada en su emocionante aventura a lo largo y ancho del mundo. Será en la multicultural ciudad de Lima donde la música de Beethoven vuelva a saber a dulce miel y de nuevo se actualice el arbitrio manuscrito en la fachada del colorido y viejo barrio panameño.

Fernando Lallana

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario