Entradas

Nuestros embajadores: Emiliano Suárez

Emiliano Suárez

Emiliano Suárez

Emiliano Suárez pertenece a la tercera generación de la saga de joyeros más prestigiosa de España. Es el responsable de marketing y comunicación de  Joyerías Suarez, fundada en 1943 por su abuelo D. Emiliano Suárez Baffián. SS.MM los Reyes y Sofía de Habsburgo han lucido las creaciones de esta familia de orfebres de origen bilbaíno, que también han ensalzado los encantos de celebridades como Letita Casta o Isabel Preysler, entre otras reconocidas figuras del mundo de la moda. El carácter transgresor y expansivo del heredero de los Suárez le ha llevado a emprender más allá de la firma familiar, fraguando en proyectos como la línea de orfebrería Aristocrazy (más accesible, urbana y vanguardista). De su gusto por la buena cocina surge también un nuevo concepto gastronómico: Punk Bach, una afamada brasserie madrileña, de la que es socio fundador, y que conjuga (como su nombre indica) tradición y rebeldía culinarias. Amante de la ópera y melómano sin remedio, Suárez se apunta a A Kiss for all the World para adornar el mundo con la Novena Sinfonía: una obra musical que es una auténtica joya. ¡Bienvenido!

P: ¿Qué te mueve a apoyar A Kiss for all the World?

R: Mi pasión por la música, una gran inquietud por aportar ideas en un proyecto tan estimulante y la ilusión que me hace compartir esta responsabilidad con amigos de tanta entidad.

¿Qué crees que hace a este proyecto diferente de otras iniciativas solidarias?

Su singularidad, su emotividad y los valores que representa. Es un proyecto independiente y apasionado; tiene fundamento y nos plantea un gran reto a todos los que vamos a colaborar.

¿Crees que la música puede mejorar la vida de las personas?

Sin duda. La música es como la vida: es universal, no tiene fronteras y apela directamente a las emociones más profundas del ser humano.

¿Animarías a otras personas a participar en A Kiss for all the World?

Yo a lo que animo es a no preocuparnos tan solo de nuestros propios asuntos; es muy sano dejar por un momento el egoísmo a un lado e implicarnos en iniciativas como ésta para ayudar a que salgan adelante.

Nuestros embajadores: Kike Sarasola

Kike Sarasola

Kike Sarasola

Fundador y presidente de la cadena hotelera Room Mate Hotels, Kike Sarasola es una de esas personas que no se conforma con interpretar un único papel (aunque dice que, la de actor, es su vocación frustrada). Este polifacético emprendedor madrileño, además de empresario, ha sido campeón de España de hípica (cuatro veces consecutivas) y ha actuado en el cine y la televisión. Como buen actor (frustrado, o no), reconoce la importancia de una buena banda sonora; y como buen soñador,  sueña con un mundo en el que la Novena Sinfonía sea la música de nuestra vida. La de todos/as. ¡Bienvenido!

P: ¿Qué te mueve a apoyar A Kiss for all the World?

R: Me parece un Proyecto precioso, lleno de sentimiento. El hecho de acercar la música de Beethoven a los desfavorecidos me parece una labor llena de magia: transmitirles un sentimiento que puede ayudarles a hacer más llevadera su situación.

¿Qué crees que hace a este proyecto diferente de otras iniciativas solidarias?

Lo que hace destacar a este proyecto es su misión de acercar la cultura a colectivos que generalmente no tienen acceso a ella. La música genera emociones que no provoca nada más; me parece precioso poder contribuir a que la gente se emocione.

¿Crees que la música puede mejorar la vida de las personas?

La música nos saca de nuestra realidad, nos inspira, nos evoca buenos recuerdos, a aquellos a quienes queremos, momentos compartidos…

¿Animarías a otras personas a participar en A Kiss for all the World?

Claro, sacar a la gente una sonrisa no cuesta nada, y lo que aporta es tan grande…Experiencia 100% recomendable!

Nuestros embajadores: Carlos Rodríguez Braun

Carlos Rodríguez Braun

Carlos Rodríguez Braun es un reconocido economista y divulgador hispano-argentino, estudioso de las grandes figuras de la ciencia económica (Ricardo, Smith, Mill, Keynes…) y periodista especializado, colaborador habitual en medios como RTVE, Cadena Ser o Expansión. Es doctor en Ciencias Económicas por la Universidad Complutense de Madrid, donde ocupa la cátedra de Historia del Pensamiento Económico y desarrolla, a día de hoy, su labor docente como profesor emérito. Autor de docenas de artículos y más de veinte libros sobre la materia, está convencido de que no hay lenguaje más liberal que la música ni riqueza mayor que el placer de compartirla.

P: ¿Qué te mueve a apoyar A Kiss for all the World?

Por utilizar metáforas a tono con el proyecto, mi apoyo obedece a que esta iniciativa pulsa dos cuerdas cuyo sonido aprecio enormemente: la música y el activismo solidario.

R: ¿Qué crees que hace a este proyecto diferente de otras iniciativas solidarias?

Su apuesta por la sociedad civil, cuyas iniciativas tantas veces infravaloramos porque suponemos, falazmente, que las personas no somos capaces de organizarnos libremente para secundar causas nobles, como la ayuda a los más necesitados.

¿Crees que la música puede mejorar la vida de las personas?

A menudo repetimos eso de que la música es “un lenguaje universal” sin percibir la potencia de esta idea: el lenguaje no es producto del poder, ni de las leyes, ni de las academias, sino que es creado por las personas en sus interacciones, sus tratos y contratos voluntarios. Y nada puede mejorar más la vida de las personas que la dignidad de sabernos dueños de nuestro propio destino; una dignidad de la que nos imbuye la música mejor que cualquier otro lenguaje.

 ¿Animarías a otras personas a participar en A Kiss for all the World?

Por supuesto. Tanto por lo mucho que con este proyecto podemos los seres humanos ayudarnos mutuamente como por la ayuda que al reconocernos, de este modo, en el prójimo, también nos brindamos a nosotros mismos.

Nuestros embajadores: Charo Izquierdo

Charo Izquierdo

Charo Izquierdo es una de esas personas que piensa desde el corazón y que, cuando siente de verdad una idea, es capaz de hacerla latir en el pensamiento de otros con un entusiasmo contagioso. Durante siete años ha sido el motor del semanario Yo Dona y posteriormente directora de la revista Grazia en España. Actualmente compagina su labor periodística con su faceta de bloggera en la red social de mujeres profesionales Womenalia. Ha acompañado a este proyecto desde que comenzó a dar sus primeros pasos y nunca le ha escatimado aliento. Sobre todo, porque ama la música y sabe que la música, como el amor, se desvirtúa si no se comparte. Y es que Charo, como mujer y como madre, en cuestiones de generosidad entiende un rato. ¡Bienvenida!

P: ¿Qué te mueve a apoyar A Kiss for all the World?

R: Creo que cada uno de nosotros puede empujar para ayudar a que el mundo cambie. Con iniciativas como esta, el mundo es mejor, más rico y más solidario, aunque no alimenten el estómago, alimentan el corazón y alegran el espíritu. Yo quiero participar de un movimiento así.

¿Qué crees que hace a este proyecto diferente de otras iniciativas solidarias?

La música es el lenguaje verdaderamente universal. Es el único que entiende todo el mundo porque es el que puede sentir todo el mundo. Es un lenguaje que se siente. Es un lenguaje para comunicarse. Utilizar la música, en concreto la Novena de Beethoven, Patrimonio de la Humanidad, para hacer más rica y feliz a la humanidad es un lujo. A través de esta iniciativa solidaria pueden llegar otras que enriquezcan de otra manera. Es una nueva fórmula solidaria que trasciende el criterio meramente económico (siendo este aspecto prioritario para algunas de las personas a las que nos dirigimos.).

¿Crees que la música puede mejorar la vida de las personas?

La música enriquece espiritualmente y une a las personas. Antes de la palabra fue la música. Y el hombre lo reconoce.

¿Animarías a otras personas a participar en este proyecto?

De hecho es lo que estoy haciendo, porque creo en la iniciativa y estoy convencida de que quien se acerque a ella se sentirá enriquecido.  No solo por lo que pueda aportar humanamente, sino por la experiencia que ofrece a cambio este proyecto.

Nuestros embajadores: Jacob Bendahan

Jacob-Bendahan

En A Kiss for all the World nos enorgullece presentaros a la variopinta familia que componen nuestros embajadores. Reconocidas figuras de la cultura, la comunicación y la empresa que con sus diferentes destrezas y talentos constituyen un expresivo retrato de la riqueza inherente a la comunidad humana. Su diversidad no sólo contribuye a engrandecer este proyecto, también es un reflejo de la multiplicidad de sensibilidades que A Kiss for all the World aspira a conciliar a través de la música. En calidad de embajadores, nuestros compañeros de viaje son representantes de esa otra gran familia a la que todos pertenecemos, sin exclusiones. A ella, a la Humanidad, dirigimos el beso musical que da nombre este proyecto y que dedicamos, con redoblado afecto, a nuestros hermanos y hermanas olvidados. A ellos, con nuestros embajadores, con la imperecedera Novena de Beethoven, venimos a recordarles que no están solos.

 

Jacob Bendahan es el hombre detrás de algunas de las marcas más prestigiosas del mundo de la moda y la belleza en nuestro país. Como director de la agencia de comunicación y RRPP Comcepto-Comunicación, Bendahan es el responsable de idear la fórmula con la que empresas tan reconocidas como Elisabeth Arden, Audemars Piguet o John Varvatos se relacionan con su público. Quienes lo conocen saben que este creador de imagen es un melómano empedernido. Sus años de formación musical al piano, no solo han afinado su oído. También su conciencia social. ¡Bienvenido!

P: ¿Qué te mueve a apoyar A Kiss for all the World?

R: Mi pasión por la música clásica vocal e instrumental, me lleva a sentirme inmediatamente unido a cualquier acción en favor de su difusión. Tengo el pleno convencimiento de que la música es el lenguaje más unificador que pueda existir.

¿Qué crees que hace a este proyecto diferente de otras iniciativas solidarias?

A Kiss for all the World es la iniciativa más novedosa que he visto desde hace mucho tiempo. La promoción de acciones en favor de aportaciones materiales son todas plausibles y encomiables; sin embargo, nunca había sabido de un proyecto que quisiera dar “alimento espiritual”. Esto, lejos de ser una frivolidad, es en mi opinión esencial para dignificar al ser humano. Cualquiera que sea su situación en la vida.

¿Crees que la música puede mejorar la vida de las personas?

La música es un idioma universal a través del cual pueden converger los espíritus más dispares. No tengo dudas de que una experiencia musical como la que ofrece la Novena Sinfonía de Beethoven ha de suponer, para quien nunca la haya escuchado, un antes y un después en su vida.

¿Animarías a otras personas a participar en A Kiss for all the World?

Sería maravilloso que mucha más gente, tanto de España como del resto del mundo, quisiera sumarse a esta iniciativa. De hecho, desde que he tenido conocimiento de la puesta en marcha del proyecto no he hecho más que tratar de involucrar al máximo número de personas. Unirse a una acción de este tipo puede ayudar a remover conciencias y hasta acercar posiciones encontradas. El poder emocional de la Música me parece infinito.