Las cosas buenas no hay que entenderlas

Un año más, estamos en Navidad. Y la Navidad es una época –más que ninguna otra- en la que los seres humanos caemos en la cuenta de la importancia que tiene el compartir: compartir con los seres queridos –la familia, los amigos-; pero también compartir con todos aquellos que, muchas veces, no tienen la suerte de contar con el aliento cercano, tibio y familiar de alguien a quien amar y por el que sentirse amados. Así pues, la Navidad es para A Kiss for all the World la ocasión de volver a hacer presente nuestro mensaje y nuestra misión: tocar en el fondo de cada corazón humano para recordarle que sólo en la apertura generosa a los que más lo necesitan, a través del contacto directo con la belleza, el espíritu humano encuentra una satisfacción que dota de sentido a la entera existencia. Una belleza –como la de la Novena Sinfonía de Beethoven- ante la que la reacción más inteligente es la de balbucear. Balbucear y dar las gracias.

En la magnífica película “Cadena perpetua” (The Shawshank Redemption, 1994), de Frank Darabont, el personaje que encarna Morgan Freeman afirma que “las cosas buenas no hay que entenderlas” y que “la música nos hace libres”, en una secuencia antológica que encarna perfectamente el ideal que A Kiss for all the World pretende transmitir:

El pasado mes de junio, tuvimos la suerte de vivir una experiencia análoga en el concierto de presentación que tuvo lugar en el Hospital ’12 de Octubre’ de Madrid. Allí pudimos experimentar –no sólo entender– el poder sanador que tiene esta gran música, y la potencia transformadora que lleva consigo la gran movilización en la que consiste A Kiss for all the World:

2016 será el año en que nuestro proyecto desembarque en cuatro países de Latinoamérica: Colombia (marzo), Panamá (mayo), Perú (julio) y Chile (octubre). En breve comenzaremos a publicar información detallada sobre los conciertos que tendremos la suerte de dar en esos maravillosos países, a los que ya sentimos como propios. Sólo nos queda desearos de corazón que paséis unos días muy felices, acompañados de vuestras personas más queridas. ¡Feliz Navidad!

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario